Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

lunes, 14 de agosto de 2017

Tweed de Idomeni

Ilustración by Andrea Aparicio y Sol Rodríguez
El traje era auténtico, pero solo el funcionario de fronteras Rodolfo Olmo, hijo y nieto de sastres, parecía valorar. El resto se burlaba del muchacho. Las mofas cogían tono cuando el funcionario de fronteras Rodolfo Olmo le dio prioridad. El muchacho se apresuró a disculparse. Desde el primero hasta el último adulto con el que habló le aseguraron que no le atenderían si no vestía un buen traje. Había tardado meses en confeccionarlo, un traje de jirones, forro de plástico y botones de chapa. Casi con vergüenza rogó al funcionario Rodolfo que comprendiese la dificultad para encontrar lana inglesa en el campo de refugiados.

Relatos en cadenaconcurso organizado por la cadena Ser y la Escuela de Escritores. La frase de inicio de los microcuentos será la última frase del texto ganador de la semana anterior. La extensión de los microrrelatos no podrá superar las cien palabras (sin incluir la frase de inicio) 

miércoles, 5 de julio de 2017

Exilio

A todos los padres

Ilustración by Berta Aguado
Sin beso de buenas noches, otra vez el llanto hasta que se engancha a la teta. La madre y el niño se expanden dejando un minúsculo hueco.  El padre se exilia al sofá, se acaricia la entrepierna.  Evoca los labios, la lengua ávida, los besos húmedos de la mujer que tanto echa de menos. Introduce su rostro en el sofá buscando el olor a coño. Pellizca el cojín en un vano intento de acariciar sus pezones. Pero no escucha sus jadeos, y su polla continúa fláccida.  Desde su ex cuarto le llega el quejido de un pecho censurado, apto sólo para bebés.

Relatos en cadenaconcurso organizado por la cadena Ser y la Escuela de Escritores. La frase de inicio de los microcuentos será la última frase del texto ganador de la semana anterior. La extensión de los microrrelatos no podrá superar las cien palabras (sin incluir la frase de inicio) 

martes, 20 de junio de 2017

Superman vs Dios


El malvado Luthor había puesto kryptonita en la bodega. – ¡No. No. Superman no puede morir, sólo él puede salvarme! – El grito de pánico de su hijo paraliza la lectura de la madre. Durante la noche continúan las pesadillas. La madre pone una nota con letra nerviosa al nuevo entrenador, el bueno del padre Ángel, tan entregado a los chicos. Estoy muy preocupada, el niño tiene pesadillas constantes, no quiere entrenar, ya no me da besos ni deja que le bañe, se niega a entrar en la iglesia y me pregunta todos los días si Superman es más fuerte que Dios..


Relatos en cadenaconcurso organizado por la cadena Ser y la Escuela de Escritores. La frase de inicio de los microcuentos será la última frase del texto ganador de la semana anterior. La extensión de los microrrelatos no podrá superar las cien palabras (sin incluir la frase de inicio) 

miércoles, 31 de mayo de 2017

Archivo de ideas

A Nacho y Xabi
Ilustración by Berta Aguado

Ya voy, sugiere el pensamiento que agita su cerebro. Y espera a que llegue una idea cuyo rastro frágil se pierde en alguna neurona dormida. El día en que tomó consciencia de la cantidad de ideas abandonadas en cajones de oficina, perdidas en un taxi, enganchadas a un árbol o deambulando de bar en bar, compró un armario de madera noble. Talló a mano cada compartimento. Uno por idea. Son egocéntricas, no les gusta compartir y necesitan intimidad para exhibir su talento. Desde entonces las mima y les da de comer admiración. Desde entonces pensar es un sencillo ejercicio de orden elemental.


Relatos en cadenaconcurso organizado por la cadena Ser y la Escuela de Escritores. La frase de inicio de los microcuentos será la última frase del texto ganador de la semana anterior. La extensión de los microrrelatos no podrá superar las cien palabras (sin incluir la frase de inicio) 

miércoles, 3 de mayo de 2017

Dimisión sin título

Fotógrafo: Alberto Cubas
No consigo decidir el título, hasta eso es difícil con doña Esperanza, Grande de España:
Dimisión, capítulo 3.
Dimisión entre nobles lágrimas incorruptas.
El fin de la Espe.
Este último me parece muy arriesgado. Ya hemos asistido a otros anuncios previos de dimisión fallida y es del todo improbable que semejante poderío  se limite a su cortijo de noble linaje. Riqueza llama a riqueza, comidas, filtraciones,  influencias, sobornos, comisiones y el reparto está hecho. Así se hacen los llamados ricos honrados, los que se dedican a los negocios, los que saben invertir. Y así sus tentáculos se globalizan, nunca se quedan quietos, eso no va con ellos, eso va con los gilipollas que nos labramos un presente sudoroso en algún puesto de trabajo. Nuestros movimientos son limitados,  con suerte y con la extra, nos podremos pagar una vacación all included de apartamento y playa.
El segundo tiene su guasa. La desazón que arrastramos tanto español de izquierdas con esperanza republicana, sumado a la falta de tiempo, consecuencia paradójica del supuesto avance de la inmediatez (que a ratos parece ser la única conquista tecnológica), me ha llevado a una desinformación voluntaria, a un alejamiento de los dimes y diretes de la tragicomedia del PSOE y el show con estribillo de Pimpinela de quien me volvió a grabar en la piel obrera el “Sí podemos”.  Pero  mantengo los minutos de radio durante los atascos y los escapes al pueblo. Los suficientes como para escuchar las lágrimas incorruptas de una Grande de España, doña Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, Condesa de Bornos. Y se me eriza el cabello y hasta me da pena la mujer. Que así somos los de izquierdas, con la empatía por delante. Incluso con la corrupta incorrupta.
El primero es el más increíble, como lo era la posibilidad de ver a Trumph en la Casa Blanca. Lo cierto es que todos los días pasan cosas increíbles, de hecho, vivimos inmersos en lo increíble. Como la legalidad de desalojos de familias  o ancianos, o las campañas de publicidad de las eléctricas, o que el fútbol sea el rey del telediario y la solidaridad la única ayuda de los refugiados. En este contexto, nos cabría un tercer capítulo y hasta un cuarto, antes de un adiós a lo Aguirre, por cojones, como acostumbran a hacer las cosas en este país los Grandes de España.
Es extraño publicar un post sin título. Abro aquí un debate sobre titular de tal calado histórico, ya sea uno de los mencionados o nueva propuesta. Deja un tu título y un noble jurado (digno de una Grande de España) formado por Alberto Cubas y Rita Relata, decidirán el título seleccionado. No sean ustedes rancios y participen que sabemos que comparten gifts con corazones o el rabo del negro. Pueden participar desde el blog o desde  la página de FB, www.facebook.com/RelatosMudos/, o en los perfiles sociales de Rita Relata.

miércoles, 19 de abril de 2017

Calor eutanásico

Ilustración by Berta Aguado

Sólo le quedaba un cigarrillo y ninguna opción de aspirar el exiguo disfrute de su lacerante vida hasta que volviese Julia a practicarle la cura, tan inútil como las horas que pasaba asomado a una ventana que jamás cambiaba de escena, esperando siempre la  carta que posibilitase su derecho a la eutanasia, sin más dolor, ni el infierno del miedo que adormecía con el calor del cigarro; primero acariciaba sus labios secos, después jugueteaba con su lengua y su garganta quebrada, entonces se abrazaba fuerte a su pecho reavivando el latir de su corazón congelado.


Relatos en cadenaconcurso organizado por la cadena Ser y la Escuela de Escritores. La frase de inicio de los microcuentos será la última frase del texto ganador de la semana anterior. La extensión de los microrrelatos no podrá superar las cien palabras (sin incluir la frase de inicio) 

lunes, 17 de abril de 2017

Triángulo de las Bermudas

Ilustración by Vanelina Morgan
Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer en el Triángulo de la Bermudas. Se moría por hacerse un selfie en lugar tan emblemático. Había calma chicha, la mar dormía en el compás del silencio y la oscuridad, aunque ya debería clarear pues su móvil marcaba las 6.45. Esperó. A las 7:15 comenzó a alarmarse, a las 7:27 el móvil dejó de funcionar. Corrió a la cama y despertó a su marido volteándolo con fuerza. Al mirarse gritaron con la desesperación de los locos, hasta que se reconocieron.  Eran ellos, no cabía duda, quizá deformados por la cuarta dimensión de otro espacio-tiempo.


Relatos en cadenaconcurso organizado por la cadena Ser y la Escuela de Escritores. La frase de inicio de los microcuentos será la última frase del texto ganador de la semana anterior. La extensión de los microrrelatos no podrá superar las cien palabras (sin incluir la frase de inicio)