Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

martes, 20 de diciembre de 2011

La heroína.

Imaginábamos bombas atómicas, virus mortales inoculados por terroristas suicidas, incluso la propia rebelión de la naturaleza mediante desastres naturales que arrasarían -por fin- con el cambio climático y toda su podredumbre. Quizá la invasión de otros seres, de otros mundos.  Enemigos sabidos y conocidos por el imaginario colectivo. Pero he aquí que la realidad nos sorprende (como casi siempre) y ni sospechábamos siquiera que el enemigo fuese un  conjunto de mercados,  anónimos, aparentemente inocuos; su arma, la más poderosa, esa puta que dirige el mundo: la economía; sus balas, los bienes comunes y ordinarios del día a día: monedas, materias primas, deudas, créditos, viviendas. Nada más y nada menos. Necesitamos un héroe, mejor aún (más acorde a estos tiempos de igualdad), una heroína, que nos devuelva la confianza y nos haga creer (como el anuncio de Coca Cola) que otro mundo es posible. Lo que aún no tengo claro es si será la Merkel o la niña de Rajoy.  

8 comentarios:

  1. Mucho me temo que ninguna de las dos. O quién sabe. Yo ya no sé nada de nada...

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaja La niña de Rajoy, seguro!!! Y si no siempre nos quedará la otra heroína, la que se mete por la vena para aguantar todo ésto. Jajaja Buenísimo.

    ResponderEliminar
  3. Que me gusta ese estilo apocalíptico...Muy bueno Helen...

    P.D. La Merkel, seguro y el BCE, el FMI, las agencias de calificación y su puta madre en bragas!!!...no nos salvan, cavan nuestra tumba!!!

    Arancha

    ResponderEliminar
  4. A veces nuestro peor enemigo somos nosotros mismos. Curioso que indagando en la etimología griega de economía lleguemos al significado de "administrar la casa propia". Pero la esperanza nunca la recuperaremos con un Becerro (o becerra) de oro...por muchos disfraces que se ponga. La esperanza somos nosotros.

    Óscar Rev

    ResponderEliminar
  5. que tu gustar a mi escribiendo...
    w;)

    ResponderEliminar
  6. Madre mía, la de cosas que has podido decir en un sólo párrafo. A mí sinceramente, me da igual que sea un héroe o una heroína con tal de que arregle lo que tiene que arreglar!!!!

    Bravo Rita una vez más. Estoy ansiosa por leer el siguiente.

    ResponderEliminar
  7. La realidad es que estamos tocados. La esperanza, efectivamente, somos nosotros siempre que la dictadura de los mercados nos abra una pequeña puerta.La avaricia,la codicia,el mercantilismo y la falta de valores nos han llevado a esto.Muy buena tu reflexión

    ResponderEliminar
  8. Elena, posiblemente la "prima" de riesgo será nuestra salvación.
    :-))))))))))))))))))))))

    ResponderEliminar