Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

jueves, 7 de abril de 2016

Historias de Otinoqui

Ilustración de Gema EnRuta
A mi tío Quino, Otinoqui.

Serán solo cien palabras.  A Otinoqui le escuecen los ojos. Necesita descansar. Come como un pajarillo; se tumba, cierra los párpados y habla con Pilar. ¡Invento del demonio!  Si alguien me hubiese dicho que la red sería mi compañera a los 96 años… ¡Mi querida Pilar, desde que tú me faltas es mi único escape!  Y ya me conoces. ¡Entregado!  Como me entregué a la República aun sabiendo que mis huesos  se pudrirían en la cárcel, o quizá peor. Al poco se levanta. Y continúa publicando pasajes de historia olvidada, donde un puñado de descendientes desperdigados reconoce  los orígenes de su propia historia.

Relatos en cadena, concurso organizado por la cadena Ser y la Escuela de Escritores. La frase de inicio de los microcuentos será la última frase del texto ganador de la semana anterior. La extensión de los microrrelatos no podrá superar las cien palabras (sin incluir la frase de inicio) 
+info: escueladeescritores.com/concurso-finalistas-rec-2015/

8 comentarios:

  1. Fue una historia apasionante la suya. Fue una persona encantadora y con unas capacidades que no todo el mundo posee. Le quisimos mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nieves. No conozco bien la historia, a ver si algún día me la cuentas. Muaks.

      Eliminar
  2. muy bueno¡¡no se bien como era Don Joaquin en su vida privada,pero como relator era una maravillosa persona y ademas de estar tan lucido a su edad eso me dio en mi la imagen de un gran hombre y un gran luchador por la patris creo ...es lamentable no este mas entre nosotros ,pero seguro en algun rincon del cielo o donde estemos en algun momento ,nos veremos y nos daremos un gran abrazo...

    ResponderEliminar
  3. GRACIAS! Gracias por un relato mudo que dice tanto y describe tan bien a mi abuelo!! ... Se les echa menos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura, muchas gracias por leer. La verdad es mi padre, tu tío Rodolfo, se parecía a tu abuelo, tenían muchas cosas en común. Mi padre le quería mucho. Muchos besos.

      Eliminar
  4. A Otinoqui le escuecen los ojos, por vivir y morir republicano, yo lloro con él ahora por saber que de su penas la verdad, la justicia y la reparación de los derechos humanos de las victimas son manipulación política para enterrar la memoria ponerle encima la cruz del engaño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta verdad, la política vive y respira del engaño. Una mierda y una lástima. Abrazos y muchas gracias por leer.

      Eliminar