Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

jueves, 31 de marzo de 2016

De Sleepy hollow al pacto deportivo

Fotografía de Alberto Cubas.
Perder la cabeza en algún breve espacio de tiempo es fácil. Unas copitas de más, un ataque de nervios o un mal cabreo. Esas cosas que nos hacen individuos imperfectos en continuo estado de involución, o de evolución, según el enfoque, si a pie del Ártico, o tumbado en tu sofá a un click del mundo. Perderla durante meses está siendo objeto de análisis y nadie tiene claras las posibles consecuencias.

Aunque viéndoles así, sin cabeza ni color, resulte casi increíble, ellos también son personas, y antes de perder la humanidad en el escaño de alguna institución corrupta, tenían la capacidad de hablar, pactar, dialogar e incluso disfrutar de los matices y colores que aportan otros. Así que, ¿por qué no?, hoy puede ser un gran día y he decidido cantarlo con Serrat.  Un libro es un pedazo de cultura, un diálogo con los personajes de la historia, un pacto con el escritor. Más aún cuando el libro habla de equipos, de tácticas, de aprender de los errores, de trabajo, y sobre todo, de mucho esfuerzo, con el único objetivo de anular al contrario.  La metáfora parece clara. La dedicatoria es rotunda, de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez: “Es bueno empezar por lo que nos une. Un abrazo”. Y en un país que ejerce la responsabilidad del voto como quien elige los colores de su camiseta: a muerte;  o del Madrid o del Atléti, o de derechas o de izquierdas; el libro de “La Historia del Baloncesto en España” puede convertirse en salvavidas de Podemos y evitar una segunda cita en las urnas donde probablemente el sí podemos baje a segunda división con pocas probabilidades de repetir el milagro de su éxito.