Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Dimisión sin título

Fotógrafo: Alberto Cubas
No consigo decidir el título, hasta eso es difícil con doña Esperanza, Grande de España:
Dimisión, capítulo 3.
Dimisión entre nobles lágrimas incorruptas.
El fin de la Espe.
Este último me parece muy arriesgado. Ya hemos asistido a otros anuncios previos de dimisión fallida y es del todo improbable que semejante poderío  se limite a su cortijo de noble linaje. Riqueza llama a riqueza, comidas, filtraciones,  influencias, sobornos, comisiones y el reparto está hecho. Así se hacen los llamados ricos honrados, los que se dedican a los negocios, los que saben invertir. Y así sus tentáculos se globalizan, nunca se quedan quietos, eso no va con ellos, eso va con los gilipollas que nos labramos un presente sudoroso en algún puesto de trabajo. Nuestros movimientos son limitados,  con suerte y con la extra, nos podremos pagar una vacación all included de apartamento y playa.
El segundo tiene su guasa. La desazón que arrastramos tanto español de izquierdas con esperanza republicana, sumado a la falta de tiempo, consecuencia paradójica del supuesto avance de la inmediatez (que a ratos parece ser la única conquista tecnológica), me ha llevado a una desinformación voluntaria, a un alejamiento de los dimes y diretes de la tragicomedia del PSOE y el show con estribillo de Pimpinela de quien me volvió a grabar en la piel obrera el “Sí podemos”.  Pero  mantengo los minutos de radio durante los atascos y los escapes al pueblo. Los suficientes como para escuchar las lágrimas incorruptas de una Grande de España, doña Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, Condesa de Bornos. Y se me eriza el cabello y hasta me da pena la mujer. Que así somos los de izquierdas, con la empatía por delante. Incluso con la corrupta incorrupta.
El primero es el más increíble, como lo era la posibilidad de ver a Trumph en la Casa Blanca. Lo cierto es que todos los días pasan cosas increíbles, de hecho, vivimos inmersos en lo increíble. Como la legalidad de desalojos de familias  o ancianos, o las campañas de publicidad de las eléctricas, o que el fútbol sea el rey del telediario y la solidaridad la única ayuda de los refugiados. En este contexto, nos cabría un tercer capítulo y hasta un cuarto, antes de un adiós a lo Aguirre, por cojones, como acostumbran a hacer las cosas en este país los Grandes de España.
Es extraño publicar un post sin título. Abro aquí un debate sobre titular de tal calado histórico, ya sea uno de los mencionados o nueva propuesta. Deja un tu título y un noble jurado (digno de una Grande de España) formado por Alberto Cubas y Rita Relata, decidirán el título seleccionado. No sean ustedes rancios y participen que sabemos que comparten gifts con corazones o el rabo del negro. Pueden participar desde el blog o desde  la página de FB, www.facebook.com/RelatosMudos/, o en los perfiles sociales de Rita Relata.

12 comentarios:

  1. Dimision capitulo 3. No me creo que se quede ya en casa, el politiqueo pringoso engancha.

    ResponderEliminar
  2. Gracias LuisMi, coincido contigo. BSS

    ResponderEliminar
  3. dimisión capitulo 3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento se perfila como título ganador!! Gracias por leer y comentar. Besos.

      Eliminar
  4. La Esperanza, también se pierde.

    La Condesa, sin título.

    Esperanza 4.0

    ResponderEliminar
  5. ¿Dimisión, incorrupta? Continuara

    ResponderEliminar
  6. Dimisión, capítulo 3 - me quedo con ese :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento es el ganador sí. Besos y gracias por comentar

      Eliminar
  7. Un clásico del refranero de este país "La Esperaza es la última que se pierde" ......no me creo que se eche a perder todavía...
    Besos gordos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco me fío de la doña Esperanza, dudo que se eche a perder, gracias y besos.

      Eliminar